La Universidad de Sevilla mide el valor ecológico de PAX-Patios de la Axerquía
21560
post-template-default,single,single-post,postid-21560,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La Universidad de Sevilla mide el valor ecológico de PAX-Patios de la Axerquía

Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla medirá, en las próximas dos semanas, las condiciones bioclimáticas de los patios de Córdoba en colaboración con la estrategia PAX–Patios de la Axerquía. Los objetivos principales de esa estrategia son, precisamente, la reactivación del casco histórico para evitar la pérdida de su identidad social y la potenciación del valor medioambiental de la ciudad mediterránea.

 

A través de sensores tipo data-logger y de una estación meteorológica, se monitorizarán las condiciones bioclimáticas determinadas en dos patios de la Axerquía –uno rehabilitado y otro por rehabilitar–, ya que, a menudo, la presencia de este elemento llega a reducir la temperatura entre siete y 10 grados en épocas calurosas sin necesidad de sistemas activos de refrigeración.

 

Dado que este conocimiento intuitivo y empírico del patio como atemperador térmico adolece hasta la fecha de una herramienta de cuantificación precisa, se está desarrollando una campaña experimental de mediciones climáticas reales en los patios. PAX y la Universidad de Sevilla quieren así estudiar la influencia de dichas condiciones sobre el confort en espacios exteriores y sobre la eficiencia energética de los edificios y, por lo tanto, sobre el ahorro en el consumo para sus habitantes y la reducción de contaminación para la ciudad, tal y como exigen todas las directrices de la Unión Euroea.

 

“PAX”, afirma Gaia Redaelli, doctora en arquitectura y responsable de la estrategia, “subraya la imprescindible sostenibilidad social en la regeneración de zonas patrimoniales, pero también la dimensión ecológica de Córdoba a tres niveles. Por un lado, la necesidad de un cambio de modelo productivo, de la nueva construcción a la cultura de la rehabilitación, para evitar más consumo de suelo en un territorio tan afectado por la burbuja inmobiliaria. Por otro lado, PAX potencia la consideración de la estructura urbana de Córdoba como una secuencia de patio y espacio público -en cuanto patio colectivo – que representa la sostenibilidad medioambiental de una ciudad mediterránea y apuesta por la cercanía y una movilidad no contaminante, peatonal y ciclista. Por último, PAX quiere demostrar que el patio no sólo es patrimonio inmaterial por la convivencia vecinal –como reconoció la Unesco en 2012–, sino que es base de la sostenibilidad y el ahorro energético, en cuanto mecanismo de confort y de regulación térmica del edificio de una arquitectura tradicional que se basa sobre los sistemas naturales de circulación del aire”.

 

Así, las investigaciones revelan la íntima relación entre la geometría de estos espacios, su comportamiento energético y la arquitectura generada para un determinado contexto. “El caso de Córdoba”, afirma Carmen Galán Marín, profesora titular de Construcciones de la Universidad de Sevilla y responsable del proyecto I+D+i  MORE PATIO, Diseño Eco-Eficiente de Patios en Edificios Mediante Modelos de Orden Reducido que actuará en las próximas semanas, “tiene la particularidad de ser la ciudad que mayor índice de porosidad posee, es decir que tiene más cantidad de área de patio por superficie construida. Esto indica, entre otras conclusiones que Córdoba es una de las ciudades de España con mayor “cultura de patio” arraigada en su tejido urbano”.

 

Los resultados de los datos recogidos, que estarán disponibles tras el verano, pretenden, según Carmen Galán, “monitorizar las variables climáticas que influyen en el comportamiento del patio: temperatura del aire en el patioy en la conducción a través de los cerramientos y en la infiltración y/o ventilación del aire tomado del mismo, humedad relativa, y velocidad del aire, ya que estas tres variables son determinantes para la sensación de confort térmico exterior y temperaturas de las superficies del entorno”.

 

PAX–Patios de la Axerquía recuerda, así, que la sostenibilidad ambiental y social pasan por regenerar el casco histórico, incluida su ecología urbana, en coherencia con la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible. Es oportuno potenciar las características medioambientales de la ciudad mediterránea, a través de su estructura y secuencias de patios, como elemento base que, desde el interior de la vivienda, continúa en el espacio público como “patio colectivo”.