PAX recibe la designación de ‘Buena Práctica’ por el Ayuntamiento de Madrid
21557
post-template-default,single,single-post,postid-21557,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

PAX recibe la designación de ‘Buena Práctica’ por el Ayuntamiento de Madrid

La Oficina de Economía Social del Ayuntamiento de Madrid ha designado la iniciativa PAX-Patios de la Axerquíacomo ‘Buena práctica’ por ser un proyecto de innovación social aplicado a la regeneración urbana y por contribuir a la construcción de una comunidad patrimonial surgida desde la ciudadanía. Este reconocimiento se suma al que ya hizo el Consejo de Europa que también observa a la iniciativa cordobesa de PAX como buena práctica para la implementación de la Convención de Faro sobre el valor social del patrimonio desde una óptica anti-gentrificación. De hecho, una delegación del Consejo de Europa visitó Córdoba el pasado mes de abril con el objetivo de conocer de cerca los procesos emprendidos en torno al proyecto PAX.

 

Ahora ha sido el Ayuntamiento de Madrid el que ha valorado a PAX como un referente en la imbricación de nuevos grupos cooperativos en el tejido social de la ciudad y en la creación de tejido empresarial y solidario vinculado a la rehabilitación del patrimonio y la regeneración urbana. En este sentido, también se ha destacado la capacidad de PAX para pulsar nuevos hitos de actividad en torno a los patios tradicionales y en la búsqueda de alternativas a la vivienda en propiedad y en alquiler.

 

PAX es una iniciativa colectiva que pretende incentivar, mediante estrategias de innovación social, procesos de regeneración urbana implementada desde abajo hacia arriba y en un contexto de alto valor patrimonial -material e inmaterial- como el de las casas-patio del Casco Histórico de la ciudad. Gaia Redaelli, impulsora de la estrategia junto con Jacinta Ortiz y Carlos Anaya, recuerda que ‘PAX es un proyecto dirigido a garantizar el derecho a la vivienda, pero también ‘el derecho a la ciudad’ y, por eso, persigue la mejora sostenible del centro histórico sin que eso suponga un incremento de la presión turística y la consiguiente alienación social de zonas patrimoniales’.

 

En este orden de cosas, la estrategia PAX, que ya cuenta con la colaboración de varias asociaciones de vecinos y colectivos ciudadanos, además de entidades públicas y privadas, busca la corresponsabilidad entre administración y sociedad civil para la recuperación del casco histórico con parque público de vivienda y con nuevas formas de rehabilitación – también cooperativa – que permitan mantener el uso residencial inclusivo de zonas patrimoniales frente a los usos turísticos que merman la identidad urbana y social de la ciudad.